La epicondilitis (!)

Viernes, 25 Enero 2013
Valore este artículo
(2 votos)

La epicondilitis, también conocida como codo de tenista, es una inflamación de las inserciones musculares en la zona externa del codo.
Se manifiesta con dolor en dicha zona y puede irradiarse al resto del antebrazo, la muñeca y la mano.

No es una lesión exclusiva de deportistas, es también muy habitual en trabajadores que realizan actividades manuales como el manejo reiterativo de cargas o movimientos repetitivos en la zona señalada.

Las profesiones más habituales donde se provoca esta lesión son: pintores, mecánicos, trabajadores de la construcción, carniceros, servicios de limpieza, conductores de vehículos, trabajadores de archivos y almacenes, usuarios de pantallas de visualización de datos (ordenadores), fontaneros, chapistas, carpinteros, etc. entre otros.

Para tratar de evitar esta lesión se deben tomar diferentes medidas preventivas tales como:

• Modificar aquellas actividades que agraven el dolor, disminuyendo el tiempo o la intensidad de la actividad que lo provoca y realizando descansos y estiramientos (con el codo en extensión flexionar y extender varias veces la muñeca manteniendo aproximadamente 5 segundos cada posición).

• Es fundamental, usar la postura adecuada y colocar los brazos de forma que el codo y los músculos estén relajados y no se sobrecarguen, por ejemplo:

1. -Tratar de levantar los objetos con la palma de la mano hacia arriba para evitar usar la musculatura epicondílea (extensora) que suele ser más débil que la de la región palmar (flexora).

2. - Cuando se trabaja frente a un ordenador los brazos deben estar relajados y los antebrazos en posición horizontal y apoyados en la mesa; es recomendable un soporte para las manos de al menos 10 cm. de profundidad, y las manos deben desplazarse por el teclado y no mantener una posición fija para evitar la hiperextensión forzada de los dedos. Respecto al ratón se deben seguir las mismas pautas.

3. - Tonificar la musculatura del antebrazo con ejercicios específicos (ej. con un pequeño peso en la mano y el brazo apoyado en la mesa con el codo en flexión de 90º y la palma de la mano hacia abajo, realizar ejercicios de flexión y extensión de muñeca, o bien apretando una pelota de goma en una serie de 20 repeticiones).

Conclusión: para evitar este tipo de lesiones u otras patologías musculesqueléticas que suelen aparecer como consecuencia de la actividad laboral, lo más efectivo es una buena reeducación postural.

Inmaculada Sánchez Rosas
Médico especialista en Medicina del Trabajo de Grupo Preving Málaga

Antonio Partearroyo González
Enfermero especialista en Enfermería del Trabajo de Grupo Preving Málaga

Trabaja con nosotros

¿Quieres trabajar
con nosotros?
Enviar solicitud

Responsabilidad Social Corporativa


Colabora con nosotros


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad, pinche el enlace para mayor información. Política de Privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.