SÍNDROME DE BURNOUT: CAUSAS, EFECTOS Y CÓMO PREVENIRLO (!)

Viernes, 07 Junio 2013
Valore este artículo
(8 votos)

La desmotivación en el trabajo y el cansancio emocional son algunos de los grandes males de la sociedad actual. El síndrome de Burnout también es llamado síndrome de desgaste profesional, síndrome de desgaste ocupacional o síndrome de quemarse por el trabajo o de “estar quemado”.

¿Qué es?

Este síndrome se trata de una respuesta a fuentes de estrés laboral crónico y se caracteriza por tres integrantes:

  • Agotamiento emocional: los profesionales tienen mermados sus recursos emocionales y no pueden ofrecer apoyo o ayuda a los demás.
  • Despersonalización progresiva: aparece un distanciamiento en el trato con los clientes o pacientes, y/o insensibilidad ante sus problemas.
  • Falta de realización personal: autoevaluación negativa que hace el profesional de su propio trabajo, lo que favorece una baja autoestima laboral.

¿Qué lo causa?

El síndrome de Burnout suele deberse a múltiples causas, aunque como norma se origina principalmente en las profesiones de alto contacto con personas, y con horarios de trabajo excesivos.

Algunas características del medio laboral que favorecen este síndrome son la temperatura inadecuada, estar sometido a ruido constante, tener iluminación inadecuada o artificial, estar expuesto a peligros reales (contaminación, contagios, radiaciones, etc), la escasez de espacio físico, los olores molestos, el mal ambiente laboral (puede ser por ejemplo por inconformidades con los compañeros o trato incorrecto de los superiores), la sobrecarga por exceso de trabajo y/o escasez de personal. Se ha encontrado en múltiples investigaciones que el síndrome ataca especialmente cuando el trabajo supera las ocho horas diarias, cuando no se cambia de ambiente laboral en periodos largos de tiempo y cuando la remuneración económica es inadecuada.

También interactúan los rasgos de personalidad del profesional: serán más fácilmente susceptibles de “quemarse” profesionales con personalidad empática, sensibles, altruistas, con preocupación por el trabajo, entusiastas, idealistas, óptimos e ingenuos, y que utilicen el trabajo para obtener una buena opinión de si mismos.

¿Qué efectos tiene?

Las repercusiones de este síndrome pueden afectar a diversos ámbitos: en el ámbito emocional pueden aparecer estados de ansiedad, cansancio emocional, miedo, irritabilidad, rabia, sentimientos de culpa y frustración, tristeza, apatía... En el ámbito cognitivo se produce un deterioro pudiendo aparecer problemas de memoria y de concentración, entre otros. En el ámbito conductual puede disminuir el rendimiento laboral, aumentar el absentismo laboral debido a la presencia de sensación de malestar persistente, como consecuencia de sintomatología psicosomática asociada, y también es frecuente que aparezca un deterioro en las relaciones familiares. En el ámbito físico algunas molestias que pueden aparecer son insomnio, dolor de cabeza, mareos, dolores musculares, trastornos digestivos, infecciones, manchas o afecciones en la piel, y distintos trastornos respiratorios y circulatorios. En el ámbito organizacional las relaciones entre profesionales se verán afectadas, así como entre profesional-cliente/paciente y la dinámica organizativa.

¿Cómo podemos prevenirlo o hacerle frente?

Dos aspectos son fundamentales para prevenir este síndrome: la comunicación y el autoconocimiento.

El plan de acción para tratarlo deberá contemplar tres dimensiones: a nivel individual (potenciar el autoconocimiento, ser capaz de identificar el estrés y desarrollar recursos de afrontamiento del mismo o reestructuración cognitiva; también es importante que la persona realice actividades de ocio que le resulten atractivas para romper con la rutina), a nivel grupal (favorecer una buena comunicación entre los profesionales y facilitar la expresión emocional de los miembros facilitara un buen clima laboral, además de organizar las tareas de manera razonable, asequible y equitativa; y cambiar las luchas de poder y la competitividad por la solidaridad y la eficacia) y por último, a nivel organizacional (la organización ayudará a prevenir este síndrome teniendo en cuenta la importancia del entorno físico de trabajo, propiciando la formación continuada de los trabajadores, fomentando canales de comunicación efectivos entre las distintas jefaturas, elaborando planes de trabajo responsables y estableciendo un sistema de “refuerzos” que aliente y motive a los profesionales).

Nebai Escós Martínez
Enfermera
Grupo Preving Valencia

Trabaja con nosotros

¿Quieres trabajar
con nosotros?
Enviar solicitud

Responsabilidad Social Corporativa


Colabora con nosotros


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad, pinche el enlace para mayor información. Política de Privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.