Requisitos legales en el uso de equipos de trabajo. (!)

Lunes, 14 Septiembre 2015
Valore este artículo
(2 votos)

En el ámbito de la Prevención de Riesgos Laborales, los equipos de trabajo se definen como “cualquier máquina, aparato, instrumento o instalación utilizado en el trabajo”.

Con esta definición, es muy amplio el abanico de equipos que puede utilizar un trabajador: herramientas manuales, máquinas alimentadas por algún tipo de energía, vehículos, incluso las instalaciones presentes en el lugar de trabajo.

Este concepto emana del R.D. 1215/1997, de 18 de julio por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo. En él se indican, entre otros, las obligaciones de los empresarios y trabajadores, y los requisitos de seguridad que deben cumplir los equipos para poder ser puestos a disposición de los trabajadores.

Es importante destacar que esta normativa comienza estableciendo un principio legal, en su artículo 3, indicando la siguiente obligación:

En cualquier caso, el empresario deberá utilizar únicamente equipos que satisfagan:
a) Cualquier disposición legal o reglamentaria que les sea de aplicación.
b) Las condiciones generales previstas en el anexo I de este Real Decreto.

Ello implica una doble vertiente de cumplimiento por parte de la empresa: por una parte, el apartado b), establece que todos los equipos deben cumplir las condiciones reflejadas en el anexo I del R.D. 1215/1997. Este anexo relaciona una serie de indicaciones, restricciones, y obligaciones que han de verificarse en todos los equipos. Grupo Preving dispone de un servicio de consultoría especializada en Seguridad en el Trabajo en el que asesora a las empresas como pueden cumplir con este apartado, llamado “Informe de adecuación de equipos de trabajo al Anexo I del R.D. 1215/1997”.

Y por otra parte, en su apartado a), de forma genérica y tajante, se obliga a que cada equipo de trabajo que esté sujeto a cualquier disposición legal o reglamentaria, deberá cumplirla.

Esto provoca que el conjunto normativo a considerar sea muy extenso, pues cada equipo de trabajo puede o no estar afecto por alguna o varias normativas: vehículos de transporte (normativas de tráfico y de diseño de los mismos), instalaciones eléctricas (Reglamento General de Baja o Alta Tensión); instalaciones de almacenamiento de productos químicos y combustibles, aparatos de elevación, etc.; de todos ellos la empresa tendrá que disponer de acreditación del cumplimiento de las normativas.

Y, lógicamente, también habrá de cumplirse la obligatoriedad de disponer de marcado CE en aquellos equipos que así lo requieran, conforme a la existencia de las correspondientes directivas europeas; teniendo en cuenta que no todos los equipos de trabajo tienen la obligación de incorporar dicho marcado.

Jose Manuel Blázquez Blanco
Responsable del Área de Seguridad en el Trabajo
Grupo Preving Mérida

Trabaja con nosotros

¿Quieres trabajar
con nosotros?
Enviar solicitud

Responsabilidad Social Corporativa


Colabora con nosotros


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad, pinche el enlace para mayor información. Política de Privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.